All Posts By

admin

complejidad emocional

Complejidad emocional y altas capacidades

By | Sin categoría | No Comments

¿Cómo entender la complejidad emocional asociada a las altas capacidades?

Con demasiada frecuencia, el matiz emocional de las altas capacidades se pasa por alto. Alabamos la complejidad intelectual y rara vez contemplamos, y mucho menos loamos, la profundidad emocional que la acompaña.

La complejidad emocional adicional de los niños con altas capacidades se manifiesta de muchas maneras diferentes. No podemos afirmar que simplemente sientan “más” que los otros niños; en realidad sería más exacto decir que sienten “diferente”. Pueden experimentar una amplia gama de emociones -a veces todas al mismo tiempo- y lo hacen con una intensidad que lo abarca absolutamente todo. Para un niño con altas capacidades, el mundo es un lugar vívido y totalmente fascinante, y su impulso para experimentar todo lo que percibe a su alrededor es tan fuerte que puede llegar a ser abrumador.

La intensidad emocional se expresa y se siente de forma muy compleja y diversa:

Las emociones tienen una intensidad amplificada

Las emociones como la alegría y el amor, así como la tristeza y la ira, son especialmente fuertes y, a veces, todos los sentimientos pueden unirse o vagar de forma errática, sentirse simultáneamente o ir de un extremo a otro.

Las emociones se somatizan

Problemas estomacales, el corazón que se apaga o se acelera, el rubor en las mejillas y los dolores de cabeza pueden surgir de emociones intensas, y lo hacen con mayor facilidad y frecuencia en las personas con altas capacidades que en el resto de personas.

Existe mayor autoconciencia

Ser más intenso emocionalmente tiene la desventaja de acarrear a menudo una mayor conciencia de uno mismo, y de cómo uno puede ser percibido por los demás o afectarlos. Esto puede llevar a una mayor inhibición o timidez y, si no se gestiona correctamente, derivar en sentimientos de inferioridad debido a una frecuente y extrema autocrítica.

Aguda memoria afectiva

Los niños con altas capacidades recuerdan con mayor agudeza los eventos donde ha habido una implicación emocional y pueden revivirlos e incluso “volverlos a sentir” durante mucho tiempo después de que ocurrieran por primera vez.

Ansiedad aumentada

Existe una predisposición hacia la preocupación y la culpa que puede conducir a una sensación de pérdida de control.

Depresión y conciencia de la muerte

Muchos niños con altas capacidades afrontan los temas relacionados con la muerte y la pérdida a una edad muy temprana, cuando todavía no están preparados para enfrentar esos pensamientos. A menudo les conduce a temores existenciales, pesimismo y desesperanza.

Gran empatía y fuerte apego en sus relaciones

Los niños con altas capacidades se preocupan muy fácilmente por los demás y, a menudo, muestran una mayor sensibilidad en sus relaciones. Se unen con tanta fuerza a sus figuras de apego y a sus seres queridos que se vuelven extremadamente dependientes o, por preservarse, evitativos y propensos a la soledad. Estas cualidades, generalmente, desencadenan sufrimiento y son fuente de conflicto si no se comprenden adecuadamente.

Estos rasgos emocionales son muy comunes en los niños con altas capacidades, de hecho, se utilizan como un indicador en las pruebas de identificación. Las manifestaciones de complejidad emocional con frecuencia se interpretan erróneamente como signos de inestabilidad, y eso se debe en gran parte a esa creencia tan arraigada en la sociedad occidental que sugiere que las emociones y el intelecto son entidades separadas, estancas e incluso contradictorias. Las emociones, en todas las personas, se tratan con demasiada frecuencia como un lastre o una carga que debe ser regulada, domesticada, controlada y, en última instancia, reprimida.

Siguiendo esta visión limitada y desesperanzadora, muchas personas pasan por alto el hecho de que son nuestras alegrías y pasiones las que a menudo avivan nuestro deseo de ejercer nuestras capacidades intelectuales; de aprender, emprender proyectos, expresar ideas y crear grandes obras. Del mismo modo, ignorar este aspecto del talento a menudo lleva a niños y adultos con altas capacidades a sentirse alienados, como si estuvieran “locos”, y de esta manera terminan envueltos en intensos conflictos internos que les distraen de alcanzar su máximo potencial como individuos. Por lo tanto, tratar de separar o ignorar la complejidad emocional de la experiencia de la superdotación puede transformarse en un obstáculo y socavar la propia capacidad.

A los niños con altas capacidades se les debe enseñar a vivir su sensibilidad e intensidad como una parte normal, aceptable e indisoluble de su identidad. A los que les rodean también se les debe enseñar a ver el esquema emocional del niño como algo normal, y nunca ridiculizarlo por reaccionar enérgicamente ante cosas que pueden considerarse triviales. Realmente, a todos los niños se les debe enseñar a vivir su sensibilidad como un don, como una maravillosa habilidad, y nunca como una debilidad.

Facilitando un ambiente de crianza pleno de seguridad y aceptación podemos enseñar a los niños a aceptar sus emociones, evitando así que se sientan aislados, deprimidos y terminen siendo extremadamente autocríticos.

Todo esto no sugiere, de ninguna manera, que los niños con altas capacidades deban ser tratados como seres vulnerables, frágiles o delicados a los que no se puede guiar, disciplinar o criticar. La disciplina debe ejercerse de una manera acorde a su naturaleza: con confianza, amor, respeto, seguridad y calidez. No podemos esperar que un niño de altas capacidades acepte o respete una norma que no le parezca coherente, útil o justa.

Debemos alentarles a abrirse emocionalmente, y a expresar y comprender la intensidad de sus sentimientos. Cuando se abran, se debe practicar la “escucha activa” y no juzgar, interrumpir ni moralizar. De manera similar, nunca hay que invalidar o minimizar las emociones de un niño simplemente porque las encontremos incomprensibles o demasiado intensas; en cambio, debemos acompañarles y ayudarles a encontrar formas saludables de descargar esas emociones, muchas veces extremas.

Para mitigar las tendencias autocríticas puede ser útil no enfatizar demasiado en el rendimiento académico ni recompensar al niño por sus resultados en lugar de por su honesto compromiso o esfuerzo. No es bueno esperar un desempeño impecable o niveles altísimos de responsabilidad de un niño simplemente porque tenga altas capacidades, y hay que asegurarse de concentrar la atención siempre en sus fortalezas más que en sus debilidades.

Es normal que la crianza de un niño con altas capacidades parezca a veces una lucha interminable, pero, en lugar de reaccionar con frustración, es útil buscar información, apoyo, consejos y asesoramiento profesional si es necesario.

Debemos ayudar a los niños con altas capacidades y potenciar de manera efectiva, no solo que puedan aceptar su rico mundo interior, sino también abrazarlo y disfrutarlo. Esto los capacitará y les abrirá las puertas para explorar completamente sus capacidades, prosperar y perseguir sus sueños a lo largo de la vida.

Traducción de un artículo original de la Dra. Tali Shenfield, psicóloga infantil especializada en altas capacidades intelectuales, publicado en julio de 2016.

Más artículos sobre altas capacidades intelectuales en nuestro blog.

 

pensamiento arborescente

Test: ¿Tienes pensamiento arborescente?

By | Sin categoría | No Comments

¿Quieres saber si tienes pensamiento arborescente? Paula Prober es una psicoterapeuta estadounidense reconocida mundialmente y especializada en superdotación y altas capacidades.

En su página web nos comparte este test para salir de dudas (o confirmar nuestras sospechas) ¿tengo pensamiento arborescente?

El artículo original está en inglés, aquí les compartimos una traducción de las 23 preguntas que imaginamos les divertirán y darán tanto alivio como a nosotros…

 

¿Tienes pensamiento arborescente o una “mente de selva tropical”?

Realiza el siguiente cuestionario (total, completa y absolutamente no científico) para averiguarlo.

 

  1. Al igual que una selva tropical, ¿eres intenso, con múltiples capas, colorido, creativo, abrumador, altamente sensible, complejo e idealista?
  2. ¿Eres generalmente mal entendido, mal diagnosticado y algo misterioso?
  3. Al igual que una selva tropical ¿has conocido ya demasiadas moto-sierras?
  4. ¿La gente te dice que te relajes cuando solo estás tratando de iluminarlos?
  5. ¿Te sientes abrumado por una impresionante puesta de sol, ropa que pica, perfumes fuertes, colores estridentes, mala arquitectura, un zumbido que nadie más oye, un amigo necesitado o por el hambre en el mundo?
  6. ¿Ves crudo, beige y arena donde otros ven solo blanco?
  7. ¿Pasas horas buscando la palabra exacta, el sabor preciso, la textura más adecuada, la nota correcta, el regalo perfecto, el color más fino, el enfoque más significativo, la solución más justa o la conexión más profunda?
  8. ¿Alguna vez has creído tener déficit de atención porque te distraes muy fácilmente con nuevas ideas o complejas telarañas, o un trastorno obsesivo compulsivo por alfabetizar la biblioteca del salón o codificar por colores las camisetas, o sufrir un trastorno bipolar porque vas del éxtasis a la desesperación en 5 minutos?
  9. ¿Te apasiona el aprendizaje, la lectura y la investigación, pero estás perplejo, perturbado y padeciendo los métodos educativos?
  10. ¿Tu intuición y empatía te dicen lo que los miembros de tu familia, vecinos y hasta los perros callejeros piensan, sienten o necesitan incluso antes de que sepan ellos mismos lo que piensan, sienten o necesitan?
  11. ¿Encuentras la toma de decisiones sobre tu futura carrera o de qué color pintar el dormitorio como tareas imposibles y desalentadoras debido al diluvio de posibilidades que asaltan tus lóbulos frontales?
  12. ¿Tus conversaciones espirituales favoritas son las que tienes con los árboles, las rocas y los arroyos susurrantes?
  13. ¿Tu auto-valoración depende de tus logros, de modo que si cometes un error o no cumples con tus estándares, te sientes como un completo fracaso como ser humano desde ahora y para siempre?
  14. ¿Anhelas la estimulación intelectual y estás desesperado por encontrar alguna persona que esté fascinada por los fractales o emocionada por la teología?
  15. ¿Te avergüenza decirle a tu familia y amigos que te resulta más fácil enamorarte de una idea que de una persona?
  16. ¿Has reflexionado sobre el propósito de la vida y tu contribución al mejoramiento de la humanidad desde que eras joven?
  17. ¿Obtienes ojos en blanco y caras confundidas de la gente cuando crees que acabas de decir algo realmente gracioso?
  18. ¿Las personas se asombran por lo que puedes lograr en un día, pero si pudieran estar en tu cabeza verían que eres en realidad un impostor, perezoso, procrastinador y holgazán?
  19. ¿Tienes miedo de… fracasar / tener éxito, perder / ganar, las críticas / los elogios, la mediocridad / la excelencia, el estancamiento / el cambio, no encajar / encajar, tener bajas expectativas / tener altas expectativas, el aburrimiento / el desafío intelectual, no ser normal / ser normal?
  20. ¿Anhelas conducir una Ferrari a la máxima velocidad en una carretera recta y deshabitada, pero te sientes siempre en un atasco de autopista durante la hora punta?
  21. ¿Te encanta explorar mundos imaginarios y descubrir increíbles conexiones entre objetos, palabras, ideas o imágenes?
  22. ¿Te preguntas cómo puede uno sentirse “insuficiente” y “demasiado” al mismo tiempo?
  23. ¿Te sientes incómodo con la etiqueta “superdotado” y estás seguro de que si utilizaras la palabra para describir a personas con algún tipo de inteligencia por encima de la media -cosa que no harías porque te parecería muy ofensivo- seguramente no se aplicaría a tu persona?

Si tu respuesta es “¡Sí!” en al menos 12 de las preguntas anteriores es muy probable que tengas pensamiento arborescente o “una mente de selva tropical”.

Y si reflexionaste sobre las respuestas a muchas de estas preguntas y con frecuencia te quedaste en bucle pensando “depende”, tranquilo, también encajas muy claramente en el perfil 😉

 

Más artículos sobre altas capacidades y temas afines en nuestro blog.

Toledo

¡Nos fuimos a Toledo!

By | Sin categoría | No Comments

El pasado domingo 16 de junio nos fuimos de excursión de fin de curso a Toledo: «ciudad imperial» capital de España y sede principal de la corte durante el reinado de Carlos I​ llamada también «ciudad de la convivencia o de las tres culturas», poblada en paralelo y durante siglos por cristianos, judíos y musulmanes.

Después de disfrutar de las vistas panorámicas de la ciudad amurallada, enclave estratégico protegido por el río Tajo, empezamos nuestra travesía a pie: una ruta por el casco antiguo que conectaba seis puntos de interés histórico y artístico que nos imponían desafíos a cada paso.

Empezamos en la Puerta de Bisagra donde encontramos el escudo de la ciudad imperial que nos ayudaría a resolver el primer reto ¿qué animal lidera el blasón de la ciudad? El águila bicéfala, también símbolo representativo del poder de Carlos I de España, nos daba la bienvenida. Prestando atención encontramos el escudo en distintos soportes, materiales y elementos: esculpido en piedra en el frente de la Puerta, en relieve sobre los arcos del patio interior, en los tejados de cerámica vidriada de colores de los torreones, así como más adelante lo encontraríamos también en los cielorrasos de madera del claustro, entre los arcos de medio punto y en la estatua central del Patio de Armas del Alcázar.

puerta de bisagra

águila bicéfala

águila bicéfala

Seguimos el recorrido hasta la Mezquita del Cristo de la Luz, construida en la época del esplendor musulmán. En la entrada, la calzada tiene una piedra blanca que respondía a nuestro segundo reto y escondía una leyenda que explicaba el nombre del santuario. La piedra, al parecer, marca el lugar donde se arrodilló el corcel del rey durante la reconquista. La historia dio lugar a una interpretación mística sobre la presencia de un Cristo crucificado junto a una lámpara encendida simbolizando la perpetua sacralidad cristiana del recinto. En la fachada sureste la traba de ladrillo esconde una inscripción en árabe que apuntaría la fecha de construcción del templo y los nombres de los arquitectos.

cristo de la luz

Seguimos avanzando y nos dirigimos al Alcázar. Implantado en la parte más alta de la urbe ha sido siempre un lugar estratégico para el control militar de la ciudad. Los árabes lo llamaron «Al Qasar» (fortaleza). A partir de 2010 es sede del Museo del Ejército. Visitamos el interior, deteniéndonos principalmente en el recinto de las armaduras donde afrontamos el tercer desafío descubriendo la historia de las armaduras hechas especialmente para niños; no para que fuesen al campo de batalla sino para su entrenamiento militar. Desde la circulación del espacio central se pueden ver las excavaciones que muestran los restos de los muros de la primera construcción de la época romana.

Toledo

alcázar toledo

Nuestro cuarto desafío lo resolvía la historia de la catedral de Santa María de Toledo. Máximo exponente de la arquitectura gótica española aloja en su campanario una de las campanas más grandes del mundo: la campana gorda de Toledo. Solo sonó una vez y sin gloria. Un defecto de fundición provocó una grieta y la obligó a llevar perpetuo silencio.

catedral de toledo

catedral de toledo

campana gorda

Nos detuvimos más tarde en la iglesia de Santo Tomé, que guarda uno de los cuadros más famosos de la historia del arte: El entierro del Conde de Orgaz, obra más admirada del pintor renacentista Doménikos Theotokópoulos: El Greco.

el greco

Entrando en la judería y dirigiéndonos a la Sinagoga del Tránsito, actual Museo Sefardí, prestamos atención a los azulejos que hay repartidos por todo el barrio judío: unos tienen el candelabro de 7 brazos, otros la palabra vida escrita en hebreo y algunos el símbolo de la Red de Juderías de España cuyo logo es la palabra Sefarad en hebreo, que nombra a la vez que representa la península ibérica.

judería toledo

El último desafío consistía en averiguar qué objeto se habían llevado los judíos cuando fueron expulsados de la ciudad. En 1492, los Reyes Católicos los obligaron a elegir entre convertirse al cristianismo o ser expulsados. Cuenta la leyenda que las familias que se fueron se llevaron las llaves de sus casas con la esperanza de volver algún día.

Después de tres horas de una caminata cargada de historia, leyendas y desafíos, nos tomamos un descanso en el Parque Paseo del Tránsito porque…a primera hora de la tarde nos esperaba una sorpresa ¡una auténtica lucha de hidalgos digna del Siglo de Oro!

esgrima antigua

Agradecemos a la empresa especializada en rutas turísticas Toledo Cultura y Vino y a Ricardo, nuestro guía, que nos acompañó en la visita panorámica y durante toda la caminata contándonos no solo la historia sino leyendas y anécdotas de la ciudad. A Alba, de la comisión de excursiones, que propuso y organizó la actividad y elaboró los retos pitagóricos a lo largo de la ruta. También a los amigos de la Asociación Española de Esgrima Antigua que nos harían una presentación de esgrima antigua pero nos regalaron no solo una muestra fantástica sino la historia de las luchas de hidalgos y toda su atención y calidez para responder a nuestras dudas sobre historia, esgrima y forja de espadas.

Y fundamentalmente ¡gracias a las familias y a nuestros queridísmos pitagóricos! por el entusiasmo de siempre y por acompañarnos no solo el domingo sino todo el año con alegría e ilusión porque gracias a ellos podemos seguir haciendo realidad esta maravillosa aventura pitagórica.

¡Gracias!

El Equipo de Pitágoras

 

Más artículos en nuestro blog.